Volver a desayunar

18 junio, 2017 | | Comentarios desactivados en Volver a desayunar

Cuando uno ‘vuelve’ a hacer algo es porque antes lo ha dejado. Pues sí, hubo una época en que yo no desayunaba. No sé si porque me gusta llevar la contraria, porque soy un poco tonto o porque realmente no tenía necesidad ni ganas de desayunar, pero el caso es que durante unos años no me senté a desayunar… y sin problemas.

Pero mi cuerpo no es el mismo que cuando tenía 20 años, y además ahora tengo un nuevo invitado en casa. Con  un niño pequeño casi todo cambia y me temo que mis desayunos van a ser muy diferentes a partir de ahora. Así que toca sentarse en la mesa con el zumo de naranja y la sonrisa en la cara como las familias de las fotos de las revistas…

Si mi desayuno siempre ha sido un poco raro, el de mi mujer es todo lo contrario. A ella le gusta desayunar como Dios manda: cereales, frutas, leche de soja con chocolate, pan de molde y mantequilla, etc. Un poco de todo, pero de todo un poco. Supongo que su cuerpo le pide esa clase de desayunos, porque cuando se levanta de la cama, su cerebro solo trata cuestiones relacionadas con el desayuno. Una vez que tiene el estómago lleno, entonces sí, entonces podemos hablar de otras cosas…

¿Alguna vez habéis oído a alguien decir aquello de que “si no tomo un café por la mañana, no soy persona”? Pues a mí nunca me ha pasado eso. Yo ya me levanto siendo persona. No necesito ningún alimento que me devuelva mi humanidad. Quizás esto tenga que ver con que nunca he sido un gran aficionado al café. Solo tomo café (con cafeína) en contadas ocasiones, prefiero el té u otras bebidas como la leche de soja con chocolate.

De cualquier manera, el niño sí necesitará desayunar. No es sano para él copiar al padre… Dicen que lo recomendable es sentarse todos juntos a desayunar. Lo haremos. No cabe duda de que las costumbres que adquiera en su niñez serán claves para el futuro. Así que lo haremos bien. Y si luego quiere dejar de desayunar, eso ya cuando sea mayor de edad…



Comments are closed