El robot de cocina decorativo

20 octubre, 2017 | | Comentarios desactivados en El robot de cocina decorativo

Desde hace años, en las bodas es habitual dar dinero en vez de hacer regalos. Resulta más cómodo para los novios y para los invitados, aunque a menudo más caro. Los tiempos en los que en las bodas aparecían freidoras, juegos de sartenes y planchas, parecen haber quedado atrás. O eso pensábamos nosotros cuando nos casamos…

Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que uno de los regalos de boda era un robot de cocina, de esos último modelo que son la gran ambición de muchos aficionados a la cocina, porque, según ellos, es el complemento perfecto por la cantidad de tiempo que ahorra.

Así que, tras la recomendación de muchos amigos, colocamos el robot de cocina en una situación de privilegio en nuestra cocina. Tal vez nos sirva para reforzar nuestras capacidades culinarias, pensamos en un principio. Pero entonces, un buen día, nos dio por leer las instrucciones y nos deprimimos. Todo parecía mucho más complicado de lo que nos habían dicho.

Para empezar, para hacer cualquier plato se necesitan decenas de ingredientes ‘raros’: que si cilantro, que si leche evaporada, que si un puñadito de trufa blanca. Este robot no es para ahorrar tiempo, pensamos, tendremos que buscar una tienda gourmet para encontrar todo eso. ¿O es que acaso en el súper de la esquina tienen pan de oro?

Entonces, una amiga nos dijo que debíamos empezar por lo más fácil, por ejemplo hacer pan o masa para pizza, algo que precisase poca preparación y pocos ingredientes. También nos recomendaron una revista especializada en ese robot de cocina o, incluso, que asistiésemos alguno de los muchos cursos que se promocionan y que son gratis comprando el producto. Pero, por falta de tiempo, optamos por la revista.

Y todo cambió cuando hicimos nuestro primero postre. Tras pasar varios meses como robot decorativo, por fin, lo pusimos a funcionar. Y hasta entendimos para qué servía la leche evaporada, uno de los ingredientes estrella del postre, y que no era tan difícil de encontrar. Hoy en día, ya se sabe, todo se puede comprar por internet.

Ahora, por fin, nuestro robot de cocina es un instrumento básico de nuestra cocina. Así que gracias a aquel generoso invitado de la boda que nos lo regaló.



Comments are closed