LED y bajo consumo

23 junio, 2019 | | Comentarios desactivados en LED y bajo consumo

En los últimos tiempos ha habido muchos cambios en algo tan básico como es una bombilla. Las bombillas incandescentes de toda la vida fueron las protagonistas de nuestros hogares por décadas y de repente llegaron los cambios. Y han sido tantos que resultan un poco complicados de asumir para el consumidor. ¿Qué son las bombillas de bajo consumo? ¿Son lo mismo que las Bombillas filamentos LED? ¿Merece la pena pagar más por bombillas que consumen menos? Vamos a resolver estas preguntas.

Las bombillas de bajo consumo surgen como una alternativa a las bombillas incandescentes clásicas. Tienen varias ventajas respecto a ellas, ya que consumen bastante menos electricidad, pero de la energía que generan un 25% se va en forma de calor. Esto tiene claros problemas, ya que en una habitación pequeña las luces de este tipo se siguen notando en cuanto a la temperatura. Sobre todo, las luces que se colocan cerca para poder leer o estudiar. Además, son bombillas que se calientan y que no son aptas para tener cerca de niños que pueden echar la mano y quemarse con ellas, incluso cuando las ven apagadas si llevan poco tiempo así. Otro inconveniente es que son bastante más caras que las bombillas tradicionales.

Las bombillas LED son la última generación de bombillas. Surgen cuando todavía se estaban asumiendo las ventajas de las de bajo consumo y aportan nuevas ventajas, esta vez mucho más interesantes. El consumo es todavía menor que en las bombillas de bajo consumo. Estamos ante unas bombillas que ahorran muchísimo más y que, para colmo, tienen una vida útil muy prolongada, cinco veces más que las de bajo consumo. Esto hace que, aunque haya una diferencia de precio entre las bombillas incandescentes y las LED esta se vea compensada por la gran cantidad de horas que duran que llegan a ser de hasta 50.000. Además, no se calientan, por lo que son totalmente seguras.

Si lo que te preocupa es la ecología, las bombillas LED también salen ganando en la comparativa. No solo porque al durar mucho más generan menos residuos, sino porque sus componentes son también más ecológicos ya que no contienen mercurio, un componente altamente contaminante que sí poseen las bombillas de bajo consumo, lo que hace que tengan que reciclarse en puntos especiales. Una pequeña cantidad de mercurio puede contaminar cientos de litros de agua, por lo que eliminarlo de nuestros hogares es la mejor elección.



Comments are closed