LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

26 diciembre, 2019 | | Comentarios desactivados en LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Después de unos cuantos años de espera por fin voy a volver  a mi habitación. Todavía se necesitan unas cuantas cosas para poder volver pero ya veo la salida. Porque si a decir verdad en la habitación en la que estuve viviendo durante estos años, no es que estuviese demasiado cómodo, ya que la habitación es demasiado pequeña y no me ha quedado más remedio que tener que vivir un poco hacinado y eso que solamente me había llevado mi ropa y la televisión, el resto de mis cosas permanecieron en mi antigua habitación.

 

Mi madre y mi tía encontraron a una persona que por devolverles un favor consiguieron que me pintase la habitación casi gratis, pero también hay que decir que esta persona no es que supiese lo que tenía que hacer y al final hay que repasar los fallos que esta persona dejó en las paredes. Una vez que las paredes estén bien terminadas me queda montar la cama nueva que voy a tener. Hasta ahora he estado durmiendo en una cama de noventa centímetros de ancho y no me podía dar la vuelta demasiado fuerte no me fuese a caer de la cama. Ahora voy a volver a tener una cama donde poder rodar y rodar. Para completar mi nueva habitación solamente me falta comprar un estor paqueto para colocar en la ventana y que de esta forma no me entre demasiada claridad en la habitación cuando esté durmiendo.

 

Espero que la vuelta a mi habitación coincida con el término de la obra del edificio de al lado de mi casa que ha decir la verdad parece la obra de escorial porque esto parece que no termina nunca. Por lo menos han quitado la grúa que me creaba interferencias en la tele y era algo demasiado molesto, por no decir sobre la bocina que tenía que despertaba al barrio todos los días. El día que se vayan del barrio los de la obra vamos a hacer una fiesta, porque al fin vamos a poder dormir sin que nos molesten un montón de sonidos de obra.



Comments are closed