La leche más auténtica

17 mayo, 2019 | | Comentarios desactivados en La leche más auténtica

Quienes en su infancia han tenido un pueblo en el que veranear y han disfrutado de la vida en la zona rural, han tenido acceso a sabores y placeres que son totalmente desconocidos para los urbanitas de toda la vida. El sabor de una fruta recién cogida del árbol, el olor de un campo recién cortado, el agua fresca de manantial y, por supuesto, el sabor de la leche recién ordeñada.

Muchos dicen que hoy la leche no sabe igual porque los procesos a los que se somete la leche para que sea segura acaban arrebatándole el sabor. Sin embargo, esto no es cierto. Lo que ha acabado con el sabor auténtico de la leche es la sobre explotación ganadera que ha sometido a las vacas a un ritmo de producción brutal. De hecho, muchos de estos animales son tratados para que produzcan más leche mediante piensos que aumentan la cantidad que llena sus ubres, pero que rebaja drásticamente su calidad además de hacer que la vaca sea sometida a un exceso que acaba pagando con su salud.

Por eso, la Leche BIO se ha puesto de moda. Porque este tipo de leche encaja muy bien con los valores más sólidos del ecologismo y del respeto a los animales y esto repercute en un producto de la más alta calidad. Y, para lograrlo, solo han tenido que volver a los orígenes, pero sin renunciar a las técnicas seguras para el tratamiento de la leche.

El primer paso ha sido darse cuenta de algo que debería de ser muy evidente y que no es otra cosa más que la realidad de que las vacas comen hierba. Algo tan obvio pero que se ha olvidado, ya que en muchas explotaciones las vacas comen principalmente piensos. En las explotaciones BIO las vacas pastan libremente siempre que esto sea posible y no se las obliga a dar más leche de la que les corresponde dar naturalmente.

Otro detalle en el que parecen haber caído es en que un animal tranquilo y relajado puede dar mejor leche que otro estresado y que consecuentemente tenga propensión a desarreglos y a enfermedades. Para que una vaca esté tranquila y a gusto solo es necesario que se la deje pastar en libertad y se le ofrezca un establo cómodo y con suficiente espacio para poder moverse con naturalidad.

Solo hay que beber un vaso de leche BIO para convencerse de que la diferencia es más que evidente y de que vale la pena cambiar.



Comments are closed